Magacín

Chick Corea muere de cáncer tras 79 años plagados de música

La página web oficial de Chick Corea acaba de confirmar con una nota luctuosa su fallecimiento. Un músico de enorme talento y variedad en su labor —especialmente ligada al jazz— en la que siempre ha mantenido un sello propio. Su trayectoria como pianista y como teclista a lo largo de su dilatada carrera ofrece múltiples facetas y en todas ellas ha gozado de un reconocimiento amplio tanto de los demás músicos, como del público y de la crítica.

Chick Corea
Adiós, Chick Corea
chickcorea.com

Para nosotros, en Hispasonic, es imposible no reconocernos en esa balanza entre los mundos de la música y de la tecnología en los que se movía como pez en el agua. Sus proyectos 'Acoustic Band' y 'Electric Band' no son dos polos aunque lo parezcan. Son dos formas de ser y de estar y disfrutar en la música compatibles y que en el diálogo se crecen mutuamente. Manifiestan su gusto por disfrutar de todas las posibilidades, de combinarlas y de buscar y encontrar terrenos tentadores por los que discurrir. Un gusto por esa multiplicidad de formas que siempre ha mantenido despierto.

Nacido en Chelsea (Massachussetts), Chick Corea se vio inmediatamente atraído hacia la música gracias a su padre, trompetista de jazz, que le inició en el piano a los 4 años. De formación fundamentalmente autodidacta, empezó a girar como profesional en los años 60 con nombres como Mongo Santamaria, Herbie Mann y Stan Getz, y apareció en diversos álbumes de Miles Davis, como In a Silent Way y Bitches Brew. Su álbum debut, Tones for Joan's Bones, llegaría en 1968. En 1970 formaría su propio grupo de jazz, Circle.

Interesado en una mayor conexión con el público, fue rotando desde los estilos de jazz más vanguardistas hacia el latin jazz y fusión. En esa línea, en los 70 lanzaría Return to Forever y My Spanish Heart, además de participar en diversos duetos con artistas como Gary Burton (Crystal Silence) y Herbie Hancock. Ya en los 80 llegarían las mencionadas Acoustic y Electric Band, junto a John Patitucci y Dave Weckl, y más hacia el final de su carrera llegó a explorar la música clásica contemporanea. A lo largo de su trayectoria firmó varios estándares del jazz, como Spain, 500 miles high, Armando's rhumba, La Fiesta o Windows, y consiguió nada menos que 23 premios Grammy.

Con casi 80 años a sus espaldas, ha sido un cáncer de vertiginoso desenlace el que nos priva de continuar escuchando nuevas creaciones. Pero con la ingente cantidad de grabaciones oficiales y extraoficiales, en todo tipo de formatos, tanto solo como en grupo, ya sea como líder o en colaboración en proyectos con otros grandes nombres, no faltan ocasiones para volver a disfrutar de sus obras.

Más que condolencias hacia su familia, que desea la intimidad, las trasladamos hacia los muchos que están sintiendo el adiós a alguien que se ha hecho presente en sus vidas de una forma tan íntima como la música permite.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
24
Comentarios

Regístrate o para poder comentar