Sonido en vivo

dLive, la nueva consola 'top' de Allen & Heath

La actual aberración de precios para consolas digitales está permitiendo que marcas que no tenían productos destinados a mercados importantes ahora puedan hacerlo y bien. Es el caso de Allen & Heath, que parece dar el salto a lo cualitativo con su nueva gama dLive.

Quien lea su nota de prensa bien podría decir que estamos ante una nueva “flagship” de Yamaha, Digico, Avid o cualquier otra de las grandes. Las nuevas dLive presentan una arquitectura ultra-flexible, un corazón para procesado FPGA, una amplia gama de opciones de expansión, opciones de control y redes y todo ello manteniendo la interfaz de usuario Harmony que, según el fabricante (y muchos usuarios, la verdad sea dicha) es intuitiva y de fácil aprendizaje. Un modelo capaz de batir soluciones tanto en gira como en las salas de conciertos de más alto nivel.

Arrastrando las configuraciones actuales, el sistema se compone de una superficie de control y uno o varios stage racks. Tres modelos para cada opción: los stage (o racks de escenario) DM32, DM48 y DM64 y las superficies de control S3000, S5000 y S7000. Todos compatibles entre sí, tanto en uso como compartiendo archivos de show.

El sello de la marca viene con el procesador, de diseño exclusivo. El XCVI Core (capaz de rabajar a 96 kHz/96 bit) ofrece capacidad para 128 entradas con procesado total y 16 retornos estéreo para efectos, lo que suma hasta 160 canales de mezcla. Ofrece 64 canales de mezcla para bus, todos ellos también con procesado completo. Para Allen & Heath lo de “procesado completo” implica poder utilizar sus gráficas EQ, compresores, compresores multibanda, ecualizadores dinámicos y hasta otros plugins. Dispone de hasta 16 zócalos para efectos, entre los que se incluyen los propios y característicos de la marca. Gracias a sus puertos podremos disfrutar de Dante, Waves SG, ACE, y MADI, siendo la fibra óptica una opción futurible.

A estas alturas no podía ser menos y Allen & Heath permite que todas las capas y canales de sus superficies de control puedan ser asignadas al canal, banco y capa que deseemos, con su propio nombre y color. 26 teclas softkeys restan a tu disposición para lo que quieras. Pantalla táctil de 12” (o dos según modelo), que podemos configurar casi a discreción y, según el fabricante, visible de día como de noche. Evidentemente, controlable desde un iPad o similar, gracis a las aplicaciones MixPad y OneMix.

Allen & Heath dLive S7000

Existen muchas más opciones y características pero, en cierta manera, lo que hace Allen & Heath con esta nueva serie es ponerse al día en el mercado cerca-del-top. Sin saber como suena pero agradeciéndole ese “look” atrevido (muy a lo Digico ¿verdad?), moderno aunque algo estrambótico, bien supone una firme apuesta para un mercado que demanda de soluciones “top” a precios “low”. Su estructura modular basada en lo que ya conocemos, y sus prestaciones casi de referencia hacen de esta serie una opción recomendada para aquellos que no quieren gastarse más de 35.000 € (aprox.) por un sistema completo. La opción más económica rondará los 22.500 €.

Más información | Allen & Heath dLive

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar