DJ

Review de Denon SC6000 y LC6000, reproductor profesional y controlador accesorio

Introducción

Hace ya cinco años que Denon comenzó su aventura por volver a lo más alto de la tecnología profesional para DJs lanzando la gama Prime de dispositivos, que en su inicio incluyó los reproductores SC5000, la mesa X1800, los platos VL12 junto al interfaz DS-1, y poco después, la versión motorizada de los reproductores bautizada como SC5000M. Tiempo después, sumaron a todos estos productos los todo en uno Prime 4, Prime 2 y Prime Go, y por el camino dejaron de fabricar el plato VL12 y el interfaz DS-1, productos de los que al parecer la marca no tiene plan alguno de desarrollar sucesores.

En enero de 2020, justo antes de iniciarse la pandemia, Denon anunció la renovación de los reproductores con un nuevo modelo denominado SC6000, aunque realmente tuvieron que pasar unos cuantos meses -algo habitual en la marca- para que entraran en distribución de forma normal, y más tiempo ha tenido que pasar para que lancen diversas actualizaciones de firmware que han completado las funciones anunciadas por el fabricante desde el lanzamiento, además de corregir unos cuantos problemas con los que saliron al mercado -esta marca está haciendo de las actualizaciones iniciales casi un proceso de betatesting final con los early adopters- y ha aprovechado también para lanzar hace unos meses el LC6000, un controlador accesorio para usarse tanto con el reproductor como como con software DJ, y que es un producto del que muchos sospechábamos que en algún momento tendría que existir dado que le da bastante sentido a una de las funciones que más ha promovido la marca como función “estrella” de sus reproductores, y es la posibilidad de reproducir y controlar simultáneamente dos canciones.

Así que ahora más que nunca, después de haber dado tiempo a la marca de revisar y corregir el reproductor y de la llegada de su accesorio, es cuando realmente merece la pena llevar a cabo un análisis en profundidad de estos dispositivos que tanta gente se pregunta si pueden rivalizar con los de la omnipresente Pioneer DJ, con lo que ya os estoy adelantando que va a haber comparaciones inevitables. ¿Verdad que esto se pone interesante? Empecemos pues.

Diseño y construcción

Hay que reconocer que el SC6000 ha mejorado y mucho su aspecto estético con respecto al SC5000, se mantienen las líneas principales de diseño, como la forma y tamaño del aparato, la carcasa externa metálica de una pieza cerrada por laterales de plástico con tornillería enrasada, y prácticamente el mismo layout para los controles. Pero ahora el producto ha eliminado cualquier vestigio de acabados en pintura metalizada o de cromados, el negro tiene mucho más protagonismo, se han implementado botones mucho más bonitos de tacto gomoso y una iluminación más elegante, al tiempo que se ha mantenido un tacto bastante robusto de todo el sistema. El tamaño del jog es ligeramente más grande en la parte superior gracias a que se ha reducido el ángulo de inclinación del aro lateral, y su tacto en rotación transmite una sensación de tensión más uniforme y mantiene la pantalla central a todo color -sobre el jog dedicaré un apartado completo más adelante-, y obviamente salta a la vista que la pantalla del aparato ha crecido hasta alcanzar las 10 pulgadas. En definitiva Denon ha refinado y aportado elegancia e impacto visual, manteniendo la sensación física de robustez, consiguiendo que el SC6000 gane en identidad estética al tiempo que entra mejor por los ojos a los posibles compradores.

Recuerdo que una crítica habitual a la estética del anterior modelo -y que yo entendía a pesar de verla algo exagerada- es que recordaba a un coche deportivo tuneado, llegando a rozar en el punto hortera que tienen en ocasiones esos vehículos. Ahora el SC6000 sigue recordando a un deportivo, pero a uno de fábrica y sacudiéndose cualquier posibilidad de que se pueda considerar falto de gusto o elegancia.

Al respecto de este apartado con el LC6000, poco hay que decir, ya que este controlador accesorio es idéntico en estética, materiales y controles al SC6000. Como ya habréis podido observar en las fotos este controlador no cuenta con pantalla, con lo cual es algo más pequeño. En el lugar de la pantalla hay una tira táctil de tamaño bastante generoso, es igual en tamaño que el control de pitch del aparato, o que la tira táctil que monta la mesa X1850 también de Denon. El LC6000 tiene otra diferencia, y es que pesa bastante menos, pero no es por una cuestión de que se hayan empleado materiales más ligeros o peores, simplemente es porque al ser únicamente un dispositivo controlador sus “tripas” son más reducidas, además de que la ausencia de la pantalla y de toda la parte de carcasa que la debería enmarcar obviamente también reduce el peso. Es bastante interesante que Denon haya apostado porque el LC6000 sea idéntico en tacto y construcción a su “primo” el SC6000, no sólo por el hecho de estar haciendo un controlador de calidad, si no porque los que hemos trabajado profesionalmente pinchando sabemos bien que las sensaciones táctiles de los aparatos es mucho más conveniente que sean uniformes y manteniendo tamaños y posiciones, es algo que ayuda a usar los equipos de manera rápida e intuitiva y a adaptar tus técnicas de control al equipo que estás usando en ese momento.

Controles y conexiones

Pantalla multitáctil

La mayor parte de los cambios en los controles del SC6000 con respecto a su predecesor el SC5000 está en la parte superior del aparato, en la zona inclinada donde se ubica la pantalla y los controles adyacentes. Y vamos a empezar hablando precisamente del elemento dominante en este área, la tremenda pantalla, que es exactamente la misma que InMusic ha estado usando para montar en el conocido Akai MPC-X y también en otro dispositivo de Denon, el Prime 4, una pantalla multitáctil de 10.1” con una buena muy buena visibilidad desde casi cualquier ángulo.

No tengo clara la resolución, aunque no parece que sea Full HD, y más bien apostaría por que sea de 1280x720. El contraste y color de la pantalla es francamente bueno, y cuando visualizas en ella tanto los textos como las formas de onda se pueden observar con todo detalle. Las formas de onda en el desplazamiento horizontal apenas muestran ghosting, aunque debo decir que al navegar por la librería musical sí que hay algo más de ghosting al realizar scroll vertical empleando los gestos táctiles de la pantalla. Tampoco es algo especialmente incómodo.

La capacidad multitáctil de la pantalla aunque es una función que está bien tenerla, al menos yo en la práctica apenas la encuentro útil, ya que por la distancia a la que sueles tener estas pantallas de tu cuerpo la realización de gestos como pellizcar para el zoom de la forma de onda o hacer desplazamientos arrastrando el dedo por la pantalla no es algo especialmente cómodo, pero no deja de ser una característica más para el que quiera usarla.

Una vez más debo decir que aunque la pantalla es capacitiva y no resistiva como las que usa Pioneer DJ, no hay riesgo de activar por error una función crítica que nos detenga la música o nos cambie la canción debido a un toque accidental sobre la pantalla o a que pueda caer sudor o líquido sobre ellas, ya que por la forma en que está diseñado el entorno operativo del aparato, cualquier función crítica en este sentido requiere de un paso final o de alguna confirmación empleando un control físico o una segunda acción de confirmación sobre la pantalla en otra posición.

Controles físicos

Justo a la derecha de la pantalla tenemos una gran labor de rediseño en los controles físicos de navegación, el encoder ubicado ahí es ahora negro con una iluminación led alrededor mucho más discreta -y menos cegadora- que en el SC5000, y los botones que acompañan este enconder ahora son más pequeños y están ubicados justo debajo y no encima, además de estar pegados. Y sí, si miras las imágenes y comparas han copiado de manera exacta la forma en que Pioneer DJ da forma y ubica estos controles, pero creo que sencillamente no existe una forma más ergonómica de hacerlo, así que bien por Denon en este cambio. A la izquierda de la pantalla táctil contamos con los mismos 5 botones que había en el anterior modelo (Eject Media, View, Layer, Source y Shortcuts), pero ahora alineados todos verticalmente y arrinconados juntos al borde, y los indicadores luminosos de gran tamaño que tenía el SC5000 para mostrarnos de donde se estaba cargando la música, ahora son 3 pequeñas luces LED en la parte superior. Este cambio junto al mencionado antes para los controles físicos de navegación han sido la jugada de diseño que ha permitido encajar la pantalla de 10.1” en la carcasa del SC6000 sin variar su tamaño con respecto al anterior modelo.

El resto de controles del SC6000 siguen más o menos en la misma posición y cumpliendo las mismas funciones que en el SC5000, la principal diferencia podría decirse que están en la construcción de esos controles. La mayoría de botones que antes eran de plástico duro ahora son de goma, con la excepción de los botones de Play y Cue que siguen siendo de plástico duro pero con un recubrimiento “gomoso” por encima. Aunque no he podido poner un SC5000 frente a un SC6000 para comparar directamente, tengo la sensación de que ha mejorado el tacto de los botones Play y Cue, su pulsación diría que requiere menos presión y su accionamiento se parece mucho más a los venerados botones que Pioneer DJ monta en sus reproductores y que son una referencia absoluta, de hecho sucede algo muy similar en el accionamiento de estos botones y es que la parte baja del botón, la que queda más cerca del usuario, se pulsa con menor presión que la parte alta, esto Pioneer DJ lo consigue montando unas lengüetas de goma bajo la pieza exterior de plástico. Desconozco si Denon ha empleado un montaje similar, pero debo decir que al igual que en los controles de navegación, en estos controles han buscado intencionadamente replicar la ergonomía y el resultado es también muy positivo. Obviamente no es exactamente igual, cada gramo y cada milímetro de plástico cuenta, pero el feeling es bueno. Me gustaría poder deciros si la durabilidad será tan buena como la de su competidores -algo por lo que se ha criticado mucho a Denon y no sin razón-, pero eso únicamente lo podrá decir el tiempo.

Pads

Los pads de la parte inferior merecen mención aparte, ahora su iluminación es mucho más agradable y el tacto de la goma también, pero a mi juicio siguen siendo excesivamente duros para las funciones que asumen. No es que cueste demasiado usarlos con precisión, pero para determinadas acciones “creativas” muy rápidas, como ejecutar combinaciones de hotcues que simulen el uso de un sampler de percusión, disparar varios rolls seguidos de diferente longitud, o jugar a lanzar rápidamente fragmentos de un loop con el slicer, el DJ requerirá de unas cuantas horas de práctica con el aparato para lograrlo con éxito dada la presión a la que hay que acostumbrarse a emplear, porque realmente pese a su apariencia no son pads, son botones con click al final del recorrido y como digo, con una dureza por encima de lo que yo considero deseable.

Entiendo que quizá esa dureza haya sido la elegida por el fabricante para evitar pulsaciones indeseadas, sobre todo estando estos controles en la parte más cercana al usuario, pero a título personal preferiría practicar para no pulsarlos por error, a tener que practicar para pulsarlos lo bastante fuerte en ejecuciones rápidas. Aunque reconozco que esto entra dentro de un apartado muy subjetivo de mi percepción.

Jogwheel

El jogwheel merece especial atención, ya que en este aparato, dependiendo del tipo de DJ que seas es muy probable que encuentres el jogwheel satisfactorio o puede que lo consideres algo insuficiente en un aspecto concreto. Empecemos por lo que será igual para todo el mundo, y es que en primer lugar la parte superior ahora es más amplia hasta alcanzar las 8.5” -media pulgada más que en el SC5000-, y para sorpresa mía, se ha mejorado y mucho el mecanismo que el jogwheel emplea para el ajuste de la tensión. Ahora se puede ajustar con mayor precisión y, al menos en la unidad que he probado tanto del SC6000 como del LC6000 -insisto, ambos aparatos usan mismos componentes y mecanismos- la tensión de giro es absolutamente uniforme, algo que en muchas unidades del SC5000 daba problemas a la larga, e incluso en algunas unidades nada más sacarlos de la caja.

Seguimos teniendo la pantalla central a todo color, aunque esta pantalla sigue mostrando un cierto lag a la hora de representar el punto de reproducción cuando se manipula el jog en modo “Vinyl”, no es algo escandaloso pero se puede percibir visualmente -ojo, este lag no tiene que ver con el audio-. El jog tiene una iluminación de color personalizable, algo que me encanta a pesar de que entiendo que mucha gente no le verá utilidad -soy un enfermo de las luces de colores- y además la iluminación indica cuando la mano está sobre la parte superior volviéndose blanca, además de indicarnos mediante parpadeos en color blanco cuando la pista está cerca de acabar, siendo configurable el parámetro de tiempo restante en el que esto se activa.

El jog sigue siendo capacitivo, y diferencia de los famosos jogs de Pioneer DJ que detectan mediante un mecanismo de muelles y sensores de presión internos la presión de la mano, en estos jogs la tecnología empleada no es muy diferente a lo que hay dentro del trackpad de un portátil, o de cualquier controlador DJ de gama media del mercado. Esto no será para ti un problema si tu uso del jog no va más allá usarlo para buscar un punto de inicio de reproducción, o para hacer pitchbend, tareas para las cuales el jog es sobradamente preciso, pero si pretendes ejecutar ciertos tipos de scratch muy rápidos o complejos, la cosa se complica bastante: tarda más de lo deseable en detectar que levantas la mano cuando el jog está en movimiento. Con el jog absolutamente parado esto no suele ser un problema, pero cuando el jog se mueve el tiempo de respuesta se alarga, y determinadas ejecuciones de scratch, sobre todo si el ajuste de tensión es algo elevado, son pero que muy difíciles, mientras que algunos trucos más sencillos son posibles pero con bastante práctica. Esto hace que si por ejemplo lanzas el jog hacia delante levantando la mano y no has practicado bastante el movimiento y la fuerza justa a aplicar, ocurre que puedes escuchar como tras lanzar el tema la reproducción se para durante un instante, después el jog detecta que has levantado la mano -tarde-, y sigue la reproducción. Se puede reducir o incluso llegar a evitar este efecto indeseado con un ajuste de tensión bajo o intermedio, lo cual hace que mientras el jog no ha perdido inercia el aparato tenga tiempo de detectar que la mano se ha levantado, pero con el ajuste de tensión muy bajo la inercia del jog se vuelve un poco fuera de control. También el practicar bastante con el jog te puede ayudar a reducir este problema. El lag del jog se percibe un poco más cuando el dispositivo se emplea con Serato DJ Pro como controlador usando el modo HID, ahí el tiempo de respuesta es ligeramente mayor.

Todo esto como digo, sólo te afectará dependiendo del uso que como DJ pretendas hacer del jog, mucha gente únicamente los emplea para buscar un punto de reproducción y no se complica en hacer florituras con los jogs, y seguramente para ellos esta cuestión pasará casi inadvertida, pero el que quiera adornar con algún scratch puede encontrarse con este comportamiento indeseado. Desconozco si Denon tendrá intención de mejorar esta respuesta del jog, en la Prime 4 lo hizo introduciendo un sistema de calibrado en una de las actualizaciones de firmware, aunque eso está ausente aquí, y por otra parte también es cierto que para aquellos que quieran hacer scratch u obtener una respuesta más parecida a la de un plato, lo que Denon tiene para ellos es el otro modelo con jog motorizado, el SC6000M, y tiene en este momento aproximadamente el mismo precio que el SC6000 con el jog no motorizado. No he podido probar por ahora el SC6000M, aunque si funciona como el SC5000M -el cual sí pude probar en el pasado- estos problemas no deberían estar presentes y la respuesta será muy similar a la de un plato. Pero a pesar de todo me parece una lástima que Denon no haya trabajado en dar un tiempo de respuesta más óptimo al jog del SC6000 y del LC6000 que permita marcarse con mucha mayor facilidad algún adorno que otro scratcheando, especialmente cuando se nota que han puesto bastante empeño en mejorar otros muchos aspectos del producto.

Conexiones

Respecto a las conexiones, el SC6000 sigue siendo al igual que su predecesor un dispositivo ejemplar. Para el audio sigue teniendo dos pares de conectores cinch (RCA) para las salidas analógicas de las dos capas de audio, y un par extra para las salidas digitales, mientras que para las unidades de almacenamiento dispone de dos conectores USB 3.0 en la parte trasera, y un conector USB 2.0 en la cavidad frontal.

Junto al conector USB 2.0 de delante hay una ranura para tarjetas SD. He escuchado bastantes críticas a la posición de la ranura SD y del conector USB 2.0 por considerarse de difícil acceso, yo personalmente no lo veo tan complicado, además la cavidad frontal cuenta con una iluminación led blanca que facilita la conexión. Obviamente no es tan directo y accesible como el puerto que monta Pioneer DJ en la parte superior de todos sus reproductores, pero lo que se gana perdiendo esa accesibilidad es que las unidades de almacenamiento están absolutamente protegidas frente a cualquier golpe accidental con la mano o el brazo que se puedan llevar, algo que todos hemos visto ocurrir alguna vez y que puede ser catastrófico, ya que puedes desde estropear la unidad de almacenamiento hasta dañar el conector del puerto, y eso hoy por hoy en un SAT sólo te lo quieren reparar sustituyendo la placa completa. Por supuesto contamos con el puerto ethernet para compartir dispositivos de almacenamiento con otros reproductores Denon y para emplear las funciones de sincronía automática entre reproductores y cuantización de efectos con un mixer Denon. Y también está el conector USB 3.0 tipo B para emplear el SC6000 como controlador HID de software DJ -el aparato incluye un cable de buena calidad, junto con también dos cables RCA, uno de red y uno de alimentación-.

Siguiendo con las conexiones, el SC6000 incorpora dos novedades con respecto al anterior modelo, la primera es el puerto SATA al que se accede desde la parte inferior y que ya vimos incorporar por la marca en el todo en uno Prime 4. En este puerto podemos montar un disco SSD que hayamos preparado previamente con nuestra música analizada con Engine, el software de preparación musical de Denon -y que por cierto ahora también funciona con dispositivos Numark de gama baja–. El uso de esta conexión requiere el uso de un destornillador para retirar la tapa que da acceso al puerto así que no será algo que puedas aprovechar si te encuentras unos SC6000 en la cabina de un club, pero sí puede ser algo práctico para los que tengan reproductores en su instalación doméstica, en el lugar donde lleven a cabo su residencia o si emplean el equipo de forma itinerante en una discomóvil. El puerto al igual que en la Prime 4 no es un puerto a velocidad SATA real, ya que internamente se conecta a la placa principal del aparato mediante un adaptador SATA-USB, así que la velocidad de transferencia máxima es la de un puerto USB, aunque esto tampoco es algo crucial ya que aquí lo que cargamos son canciones, y hasta los archivos WAV y AIFF este reproductor los carga a gran velocidad desde unidades USB. La otra novedad en cuanto a conexiones es que ahora la toma de alimentación es compatible con cables con pestaña de seguridad para evitar la desconexión por tirones, y con el reproductor viene incluido uno de estos cables. Si unimos este nuevo tipo de conexión a la capacidad que tiene el aparato de mantenerse encendido y funcionando durante unos segundos a pesar de que el cable de alimentación se retire, tenemos un dispositivo a prueba de accidentes -y de graciosos-.

Y no se puede terminar de hablar de las conexiones del SC6000 sin antes recordar que el aparato incorpora conexión wifi, lo cual es útil tanto para conectarse a servicios online de música en la nube, actualizar el firmware o emplear la sincronización con otros dispositivos mediante el protocolo Ableton Link.

Al respecto de las conexiones del LC6000 sí que obviamente hay grandes diferencias, ya que se trata de un dispositivo únicamente de control. En la parte trasera del LC6000 encontramos un puerto USB 2.0 tipo B para conectar el controlador directamente a uno de los puertos USB del SC6000 y usarlo de controlador de la segunda capa de reproducción, o a un ordenador para emplearlo de controlador de software DJ, y un conector de alimentación de 12v que se puede emplear de forma opcional. Lo de emplearlo de forma opcional resulta un poco confuso y el manual no dice mucho más aparte de que “será necesaria con ordenadores que no proporcionen suficiente alimentación”, en la misma página en la que indica primero que “la fuente no va incluida con el controlador” y unas líneas más abajo en el contenido de la caja que sí se incluye la fuente -Denon podría poner un poquito más de esfuerzo en sus manuales-. Con la unidad que he podido probar sí venía el adaptador, y lo cierto es que no lo he necesitado en ningún momento, ni tampoco he observado diferencia entre conectarlo y no conectarlo, esperaba que quizá el brillo de la iluminación fuera más bajo, pero tanto conectando el controlador al SC6000 como a un ordenador, con y sin adaptador, la experiencia ha sido la misma.

El software Engine DJ

Aunque el SC6000, de la misma forma que el SC5000 y los todo en uno que Denon ha lanzado, puede analizar por sí mismo la música de los dispositivos de almacenamiento que conectemos y obtener tanto el BPM, como los beatgrids -lo siento, me niego a llamarlo “rejillas de pulsos”-, formas de onda y tonalidades de las canciones, y también permite realizar correcciones manuales en los beatgrids, todas estas tareas son más sencillas, cómodas y rápidas de realizar desde un ordenador con el software dedicado Engine, que actualmente ha progresado bastante desde que se lanzó para la primera remesa de productos Prime de Denon. Engine para entendernos es para Denon lo que Rekordbox sería para los productos de Pioneer DJ, aunque con la diferencia principal de que Engine únicamente sirve para preparar la música y gestionar la librería musical, no tiene un modo “performance” como Rekordbox, o dicho de otra forma, no puede emplearse como software para pinchar. No es la única diferencia, ya que Engine tampoco tiene un modo similar al Link Export de Rekordbox mediante el cual desde un ordenador conectado a la red de reproductores puedas cargar la música ya preparada en el ordenador, siempre debes exportarla a una unidad de almacenamiento, ni tampoco se ha desarrollado una versión “mobile” de Engine que permita sincronizar la librería con un móvil o un tablet y usar ese dispositivo para cargar música. También hay que destacar que Engine tiene bastantes menos posibilidades para clasificar y organizar la música.

Sin embargo Engine tiene sus propias virtudes, y algunas muy interesantes. La más destacable es simple y llanamente algo en lo que le da sopas con ondas a Rekordbox: la velocidad de análisis. Engine analiza mucho más rápido que Rekordbox la música, en diversas pruebas que realicé con archivos de distintos formatos de audio, Engine suele tardar como mínimo la mitad de tiempo que Rekordbox en analizar las pistas, a veces llega a hacerlo casi en la tercera parte de tiempo -aunque exportando ambos programas vienen a ser igual de rápidos actualmente-. Engine también destaca por la posibilidad de importar de las librerías que tengas ya creadas en tu ordenador de Serato, Traktor e incluso de Rekordbox -aunque para esto último necesitas desde Rekordbox primero exportar la librería en formato XML-, aunque hay que tener en cuenta un detalle importante, y es que aunque Engine lee sin problemas los metadatos de la música de esas librerías, puntos de cue y loops, necesita reanalizar los temas, y en ocasiones -sobre todo con Rekordbox- los cues aparacen ligeramente desplazados con respecto a la posición original donde los ubicaste.

Otro aspecto en el que Engine es destacable es su capacidad para detectar correctamente el tempo de las canciones y ubicar correctamente los beatgrids con géneros musicales rápidos y en los que las bases rítmicas no son de bombo a negras, léase Drum&Bass, Dubstep, Breakbeat, etc. Probando a analizar mi vieja playlist de selección de clásicos de Drum&Bass que contiene 311 temas, Engine sólo falló en en 52 temas -realmente son pocos para los problemas que dan este tipo de géneros a los sistema de análisis automático-, de los cuales en 40 se solucionó simplemente duplicando el tempo detectado, y sólo en 12 hubo que recolocar el beagrid manualmente.

Por cierto, a diferencia de Rekordbox, que maneja unidades de almacenamiento en FAT32, FAT16, y HFS+ -y durante la redacción de este artículo Pioneer ha anunciado que Rekordbox mediante una actualización ahora maneja ExFAT para algunos dispositivos- Engine maneja FAT32 y ExFAT, que son los sistemas de archivo que igualmente manejan los reproductores de Denon desde el lanzamiento de la gama Prime. ¿Esto supone algún problema? Bueno, en un principio no, ya que ambos sistemas de archivo pueden ser manejados tanto por los PCs con Windows como por los Macs -ya sean genuinos o sean “Hackintosh”-, de hecho creo que es algo que se ha hecho desde el principio con la gama Prime para que generes desde donde generes tu pendrive puedas siempre leerlo en un ordenador con Engine, de hecho al hacerlo así no sólo se ha dejado fuera el sistema HFS+ que es exclusivo de Mac, si no también el sistema NTFS que es exclusivo de Windows. Pero es que esto además tiene mayor sentido cuando descubres que al conectar un reproductor Denon a un ordenador y ponerlo en modo “controlador”, descubres que el aparato se convierte en un enorme hub USB y que todas las unidades de almacenamiento conectadas al aparato son accesibles desde el ordenador, lo cual tiene sentido ya que si tienes una instalación con un sistema Denon, y quieres actualizar la música almacenada en los dispositivos de almacenamiento, basta con que estén conectados al ordenador para desde Engine actualizar el contenido musical, no hace falta que desconectes nada y te lo lleves al ordenador, tengas un PC o un Mac. También como todos los reproductores Denon que han salido hasta la fecha soportan los mismo formatos de archivo -MP3, M4A, AAC, FLAC, ALAC, OGG, WAV y AIFF- y en todas las resoluciones posibles, con Engine no tienes los típicos avisos que te hace Rekordbox de “ciertos archivos no se podrán leer en tu reproductor” al exportar, ya que los reproductores de Pioneer tienen la mala costumbre de según sean de gama alta o gama media, soportan más o menos formatos y con diferentes límites de resolución. O dicho de otra forma, Engine y los reproductores Denon se tragan cualquier tipo de archivo que les quieras cargar, da igual lo que te haya costado el aparato, y eso hay que reconocer que habla muy bien de la marca.

Para terminar, comentar que al igual que sucede con Rekordbox, al generar las unidades de almacenamiento con la música también puedes exportar tu perfil de usuario con las preferencias que quieres que se carguen en el reproductor por defecto, como los colores de iluminación, comportamiento de los hotcues y los botones de pitch bend, tamaño por defecto de los loops automáticos, si el nombre de la canción lo toma del nombre de archivo o de los tags, las funciones de protección de reproducción que quieres dejar activadas, la resolución de cuantización, el rango de pitch que aparece seleccionado por defecto, si el sync se desactiva con una pulsación normal o combinándola con shift, el tiempo restante de pista para que salte el aviso de final, y alguna opción más.

En uso

El SC6000 en modo autónomo no guarda demasiadas diferencias con su antecesor, la interfaz gráfica ha cambiado ligeramente y bueno, gracias a la enorme pantalla ahora puede verse todo mucho más grande -de hecho ahora pueden incluso seleccionarse dos tamaños de letra para navegar por los archivos-, además Denon ha cambiado el aspecto de algunos iconos, pero si ya conocías estos aparatos las cosas vienen a estar más o menos ubicadas en posiciones similares. Con el botón “View” podemos cambiar entre la vista del navegador de la librería musical y la visualización del reproductor, y adicionalmente, combinando “View” con “Shift” desde la vista del reproductor podremos alternar entre ver una o dos capas de reproducción simultáneamente. En el reproductor todo es sencillamente clarísimo de ver, las formas de onda tienen un tamaño enorme y bien definido, el desplazamiento en reproducción es suave, y el beatgrid se visualiza de forma clara gracias al contraste entre los colores elegidos. En la parte inferior, y dependiendo de la función elegida para los pads, veremos los hotcues que tengamos marcados en la pista -hasta 8-, los loops -otros 8-, el tamaño de los rolls que podemos disparar o el fragmento del loop que disparamos con el slicer. En la parte superior tenemos indicadores en pantalla para mostrarnos si está activado o no un loop, el tamaño del mismo, el indicador de tiempo de compás de ambas capas, indicadores de Sync, tempo de la canción, tempo de reproducción y tonalidad. Desde esta vista también podemos editar el beatgrid de una canción, y tocando en la tonalidad en la parte superior derecha de la pantalla, modificarla libremente. Por cierto, tanto la función de modificación de tonalidad como la de bloqueo de tonalidad, suenan francamente bien, hay que estirar mucho el tempo o la tonalidad para notar artefactos sonoros realmente molestos o para degradar el sonido de forma que sea inapropiado sacarlo por la mesa. No me pidáis que me moje con si suena mejor o peor que los algoritmos que emplea Pioneer DJ para estas funciones, porque para ser justo tendría que poner un SC6000 y un CDJ-3000 frente a frente y comparar a base de oído y de analizador, y eso aunque me gustaría -y quería hacerlo- no me ha resultado posible. Y ya que hablo del tiempo y tonos, destacar que el control de pitch del aparato me gusta mucho, no sólo porque el dispositivo en su rango más bajo de 4% permita ajustes manuales de total precisión de hasta 0.01 BPM, si no porque el control físico ofrece cierta tensión que recuerda a la que suelen tener los controles de pitch de los platos.

En la vista de navegación de la librería todo es tan sumamente intuitivo que no hacen falta muchas explicaciones, en la parte izquierda de la pantalla tenemos iconos para elegir de qué dispositivo cargamos la música, para elegir playlist, el área de preparación -como en Serato o Rekordbox, podemos dejar ahí temas que preseleccionemos-, el historial de reproducción y un área para navegar por el contenido del almacenamiento por si no tenemos preanalizadas las canciones.

Ya que hablamos del área de navegación, es importante destacar que a la hora de elegir fuentes de las que cargar contenido, mediante las últimas actualizaciones de firmware se ha ido añadiendo al reproductor la posibilidad de acceder a servicios de música en la nube, concretamente a Beatsource y Beatport Link, Soundcloud y Tidal, todos ellos servicios de pago -aunque actualmente con los SC6000 se regalan 3 meses de Tidal-. El acceso a estos servicios en primer lugar debe habilitarse desde la vista de preferencias, dentro del apartado “Services”, y por supuesto debes estar conectado a internet empleando el wifi del dispositivo. Para emplear estos servicios hay que tener varias cosas bastante importantes en cuenta:

  • Cada reproductor sólo puede enlazarse a una cuenta de cada servicio, y para enlazarlo a una distinta, hay que desligarlo de la anterior cuenta, y repetir el proceso de enlace empleando un ordenador o un móvil, no se puede autorizar el proceso desde el propio aparato. Esto en cierto modo hace que usar este tipo de servicios sea algo destinado a gente que usa siempre los mismos reproductores, como por ejemplo los que tenga en su casa, o donde tenga un DJ su residencia habitual.
  • Los reproductores no almacenan las canciones que van descargado de estos servicios, sólo de forma temporal la canción que quieres pinchar en ese momento. Una vez la canción es sistituida por otra, el SC6000 necesita volver a descargarla para poder usarla.
  • Puedes tener en cada capa de reproducción del aparato música de servicios diferentes en reproducción, aunque realmente el dispositivo cada vez que cambias de servicio “desconecta” del último servicio que se usó, y repite el proceso de conexión con el siguiente, y con esto se pierden unos pocos segundos. De todos modos tampoco es algo escandaloso.

Y por tumbar un mito aclarar algo: no se interrumpe la reproducción musical si usando uno de estos servicios falla o se interrumpe la conexión a internet, ya que el reproductor descarga siempre las canciones enteras antes de reproducirlas. Si se interrumpe la conexión a internet lo que ocurrirá es que los siguientes temas que pinches tendrás que tenerlos en una unidad de almacenamiento.

Por otra parte tenemos la integración con Dropbox, que permite al reproductor cargar música almacenada en este servicio de almacenamiento en la nube, aunque la música debes haberla cargado específicamente usando Engine. Lo cierto es que esta opción la he encontrado mucho más interesante que todas las anteriores y en general el uso más inteligente posible de la capacidad de usar el wifi del aparato. De todos modos, como ya apuntaba antes, aunque disponer de estos servicios online está muy bien, no deja de ser algo cuya utilidad real queda restringida a equipos que se vayan a usar en instalaciones domésticas, o equipos que vayan a ser usados por la misma persona en discomóviles o residencias de clubs. Por cierto, Engine hasta ahora no ha pedido ninguna clase de suscripción mensual por usar la función de sincronización de la librería con Dropbox, mientras que Pioneer incluía esta función únicamente dentro de los planes de pago, aunque justamente ahora Pioneer ha reculado y en la última actualización de Rekordbox permite sincronizar la librería con Dropbox dentro de los planes gratuitos. Me ha parecido curioso este cambio de mentalidad de Pioneer claramente adoptado por la decisión de Denon de no cobrar por esto, ¿quizá comienzan a fijarse tras cinco años en lo que hace su rival? Sobre esto comentaré un poco más al final del artículo.

Cuando conectas el LC6000 al SC6000 a través de alguno de sus puertos USB tipo A -el que sea- sucede algo que personalmente llevaba unos años esperando ver: automáticamente la vista de reproducción pasa a dividirse por la mitad, quedando media pantalla para cada capa de reproducción, y la capa B pasa a ser controlada por el LC6000, el proceso es totalmente automático y no requiere ninguna acción. El control de la capa B de reproducción es absolutamente idéntico desde el LC6000, la diferencia es que al no tener pantalla cualquier acción que quieras realizar sobre la misma debe ser con la pantalla del SC6000 al que esté conectado el controlador, a excepción de la función needle search, que se realiza sobre la tira táctil que el LC6000 tiene en donde debería tener la pantalla principal. En cierto modo, la existencia del LC6000 hace que el SC6000 se puede convertir en algo parecido a un dispositivo todo en uno tipo Prime 2, lo cual hace que ahora -un poco tarde pero más vale tarde que nunca- por fin tenga un sentido absolutamente completo la función de doble capa de reproducción que Denon lleva unos cuantos años usando como argumento de marketing en sus reproductores. Esta función siempre ha estado ahí desde el SC5000 -e incluso en dispositivos anteriores de Denon bajo el nombre de “Alpha Track”- pero con la llegada de este controlador es cuando realmente es algo cómodo y útil de usar, muchísimo más que estar pulsando el botón Layer y usar los mismos controles para las dos capas.

Esta funcionalidad del LC6000 no se queda únicamente para aprovechamiento del SC6000, también se puede conectar uno o dos controladores LC6000 a un todo en uno Prime 4 para tener control físico directo sobre los decks C y D del dispositivo, algo con lo que el aparato adquiere una nueva dimensión, ya que puedes obviamente seguir usando la Prime 4 de la forma en que estaba diseñada, o si quieres puedes conectarle uno o dos LC6000 y convertirla en un aparato totalmente distinto según tus necesidades personales. Sencillamente magnífica esta jugada de Denon.

Respecto al rendimiento propiamente dicho tanto del SC6000 como del LC6000 debo decir que en los aproximadamente dos meses que los he empleado de forma esporádica -unas veces en jornadas de varias horas continuas, otras simplemente durante unos minutos para alguna comprobación-, ninguno de los dos aparatos se ha colgado o me ha dado un comportamiento erróneo, siempre usando firmwares lanzados como actualizaciones oficiales -no puedo reseñar el uso de versiones beta-. He podido observar en el SC6000 que arranca más rápido que otros dispositivos Denon que he probado hasta la fecha, y que el cambio entre el modo standalone y el modo controlador, y viceversa, es también más rápido que el que he probado también en otros dispositivos de la marca.

En uso como controladores

Tanto el SC6000 como el LC6000 pueden ser usados como controladores de software DJ, concretamente con Serato DJ Pro, Virtual DJ, y en el caso del LC6000 también DJay. Yo en esta review únicamente voy a hablar de su funcionamiento principalmente con Serato DJ Pro, que de los software DJ compatibles con estos dos dispositivos es el que mejor conozco y del que tengo una licencia completa con todos las expansiones disponibles, aunque en otro apartado comento un poco sobre la integración con Virtual DJ para despejar dudas respecto a un asunto. Además debo indicar que los he utilizado en un ordenador con procesador Intel i5 de quinta generación con 4 nucleos a 3,3ghz, 32gb de RAM y sistema operativo Windows 10 Pro 64 bits, y tanto sistema operativo como el software Serato DJ Pro instalados en discos SSD independientes conectados internamente a los puertos SATA de la placa. Es posible que la experiencia que tengan otros usuarios sea distinta empleando diferente hardware o software.

El reconocimiento de Serato DJ Pro de los dos aparatos guarda ciertas pecualiaridades si no se quieren tener problemas, las resumo a continuación:

  • La mejor forma de evitar todos los problemas es conectar cada aparato por separado y de forma directa a puertos USB independientes del ordenador, sin emplear ningún hub USB. Si no puedes por una falta de puertos, atento a los siguientes puntos.
  • Si el SC6000 está conectado al ordenador, y a su vez el LC6000 está conectado al SC6000, es recomendable que el SC6000 esté encendido y conectado antes de que pongas el SC6000 en modo controlador -”computer mode” lo llama el aparato-, o de lo contrario es posible que Serato no lo reconozca.
  • Si un SC6000 con un LC6000 conectado se desconecta en caliente de un ordenador, es posible que al reconectar el SC6000 este sea reconocido, pero que esto no suceda con el LC6000. Lo mejor en este caso es apagar el SC6000, apagar también el LC6000, volver a encender primero el SC6000, y con este encendido, encender el LC6000. Tras esto, cambiar el SC6000 al modo controlador.
  • Aunque el LC6000 encienda la iluminación de los pads o se encienda la pantalla central, puede ser que realmente no esté conectado y reconocido por Serato. Hasta que el logotipo de Serato no aparezca en la pantalla central, el proceso no está completado.

Dicho esto, la integración del SC6000 con Serato una vez reconocido está bastante lograda y tiene algunas funcionalidades muy prácticas a nivel de interfaz. La pantalla se divide en dos partes y todo el aspecto gráfico pasa a asemejarse mucho al de Serato, en la parte superior tenemos la navegación por la librería de Serato, con iconos muy similares y el mismo árbol de playlists, crates, carpetas… mientras que en la parte inferior tenemos el área reservada a la reproducción de las canciones, con la forma de onda del tema que carguemos, y que deja de lado el aspecto en tonos verdes que usa Denon para pasar a las formas de onda multicolor que tradicionalmente ha empleado siempre Serato. En este área tenemos también la información de tiempo de pista, tempo, rango de pitch, tamaño de loop, etc.

En la parte inferior, pegado al borde izquierdo de la pantalla, tenemos cuatro iconos para cambiar de forma instantánea el deck de Serato que estamos controlando desde el SC6000. No sólo veremos que en la pantalla aparece la forma de onda en reproducción del deck que pasamos a controlar de forma inmediata, si no que además cambiará el color con el que se ilumina el jog. Ya que hablamos de colores, destacar que los pads se iluminan con los mismos colores que en el software tenemos asignados para los hotcues de cada canción.

La forma de onda cuando usamos este modo de control no se desplaza con la misma suavidad que cuando el dispositivo está en modo autónomo, el desplazamiento tiene un refresco más bajo, aunque suficiente. También hay que tener en cuenta que el nivel de zoom de la forma de onda va parejo al nivel de zoom del ordenador, es decir cuanto mayor sea el zoom aplicado a la forma de onda en el ordenador, mayor es en el reproductor, y ese nivel de zoom sólo se puede controlar desde el ordenador, lo de pellizcar la forma de onda en la pantalla táctil no funciona al usar este modo de control. No es el único elemento de la interfaz que vemos en la pantalla del SC6000 que está directamente relacionado con el ordenador, ya que lo que vemos de la librería en el ordenador, también es lo que vemos en la pantalla del SC6000, con lo que si te dejas abierta la vista de preferencias de Serato, nos quedamos atascados en la librería del SC6000 y no podemos avanzar ni retroceder en la navegación hasta que no cerremos las preferencias de Serato y volvamos a ver en pantalla la librería. Esto debo destacar que he tratado de averiguar por qué ocurría, y realmente no es culpa del SC6000, es por la forma en que Serato comunica a dispositivos externos lo que deben mostrar en sus pantallas, y el SC6000 no es el único aparato en el que ocurre esto.

Por su parte, el LC6000 funciona exactamente igual que el SC6000 con Serato, con la diferencia de que al no tener pantalla no podemos emplear el método de cambio de deck mediante iconos en la pantalla táctil para realizar el cambio, en su lugar debemos emplear la combinación de botones Shit+Slip que hará que los 4 primeros pads de la parte inferior pasen a ponerse de color azul, representando cada uno de los decks, y al pulsar sobre uno y otro pad cambiamos al deck correspondiente. La velocidad a la que cambiamos de controlar un deck a otro es la misma que con el SC6000. La tira táctil sigue manteniendo su función de needle search, y curiosamente va mejor que con el SC6000, ya que la tira táctil del LC6000 es más ancha que la parte que queda en la parte inferior de la pantalla del SC6000 con la interfaz de Serato para realizar esta acción.

En líneas generales, la integración con Serato de estos aparatos es bastante decente, quizá la única pega sea el tema que comentaba al inicio del artículo en otro apartado sobre el lag aumentado del jog, aunque debo decir que esta cuestión es únicamente un problema de Serato, de la misma forma que en el modo standalone el que haya cierto lag en la respuesta al levantar la mano del jog es también una cuestión del software interno del aparato. ¿Cómo lo sé? Lo explico a continuación,

Descifrando el asunto del jogwheel

A lo largo del artículo he comentado en un par de ocasiones la cuestión del lag del jog tanto en el SC6000 como en el LC6000 al ejecutar ciertos movimientos de técnicas de scratch. Quizá a muchos les parezca algo absurdo porque no se plantean usar uno de estos aparatos para ejecutar ese tipo de técnicas en sus sets, pero lamentablemente para mi cuando detecto un problema, aunque esté fuera de mi alcance poder resolverlo, me obsesiono con saber exactamente cual es el origen del mismo para tratar de aportar por mi parte alguna indicación al fabricante para que si es posible lo corrijan, y esta ha sido una de esas ocasiones. Comenté informalmente este asunto con varios amigos DJs, algunos de ellos con conocimientos en técnicas de scratch y que incluso las utilizan en sus sets, y uno de ellos también había probado el SC6000, coincidiendo conmigo en esta falta de velocidad de respuesta.

El hecho de que tanto con Serato, como en modo standalone el aparato diera diferentes tipos de respuesta me dejaba claro que el hardware obviamente cambiaba su respuesta dependiendo del software que controlara, ya que a fin de cuentas lo que ves en la pantalla del aparato en modo standalone no deja de ser una aplicación de Linux -y me atrevería a decir que Android- corriendo bajo un procesador ARM. Esto queda evidenciado más aún cuando el LC6000 es un mero controlador y siempre está gobernado por el software que corre en otra máquina, y su jog ofrecía la misma respuesta. Pero sin manera alguna de poder modificar absolutamente nada en Serato ni en el software interno del SC6000 no tenía forma alguna de poder corroborar esto.

Hasta que un amigo que es usuario de Denon desde hace bastante tiempo -DJ Cacho, concretamente, al que mando un agradecimiento- me dio una buena pista al decirme “¿has probado a usarlo con Virtual DJ?”. El artículo ya lo daba por terminado, pero no perdía nada por probar algo más, así que instalé la última versión de Virtual DJ, y aunque no tengo licencia, se pueden probar todas sus características durante unos días, y gracias a eso pude evidenciar el quid de la cuestión. Utilizando el mapeo interno que Virtual DJ trae de serie para el SC6000 y el LC6000, descubrí que ya de entrada ambos dispositivos daban una respuesta algo mejor, pero es que aún podía mejorar más. Empecé a investigar las toneladas de opciones de configuración de comportamiento que este software contiene -hay que reconocer que es muy abierto en ese aspecto- y descubrí varias opciones que me permitieron ajustar la respuesta del jog, concretamente las opciones “touchbackspin” y “touchforwardspin” debían estar activadas y con un umbral de 0.70 o 0.80, mientras que “rampstarttime”, “rampstoptime” y “rampscratchtime” era más conveniente tenerlas en valores de 0 o de unos pocos decimales por encima de cero. Con esas opciones activadas, y configurando la latencia del interfaz de audio al mínimo -un buffer de 16kb- finalmente conseguí la respuesta adecuada que buscaba, conseguí ejecutar flares y orbits a toda velocidad sin preocuparme de la respuesta del jog. El aparato era “apto” para hacer filigranas de turntablism -si sabes-.

¿A qué nos lleva esto? A que el hardware es perfectamente válido, pero Denon debe trabajar en el software interno todavía un poco más, ya que el tiempo de respuesta de la parte táctil del jog está claro que puede mejorarse si los desarrolladores de Virtual DJ han logrado que con unos pequeños ajustes en su software la respuesta sea la ideal. Señores de Denon, consulten a los señores de Atomix -desarrolladores de Virtual DJ- para que les expliquen qué se han dejado por el camino para incorporarlo y hacer un poco más interesante el producto.

Conclusión

La evolución de Denon desarrollando reproductores es absolutamente patente. Debo reconocer que estoy sorprendido porque honestamente al principio pensé que el SC6000 no era más que una versión repintada del SC5000 con una pantalla más grande. Y es bastante más, ya que a las mejoras de hardware en los controles y el refinamiento estético, se suma un software interno bastante más pulido y mejorado, con acceso y buena integración de multitud de servicios online -que pueden ser más o menos útiles pero ahí están para el que quiera aprovecharlos-, con mayor agilidad, mejor tiempo de arranque, cambio entre modos de uso, un modo HID bien diseñado para Serato con un cambio instantáneo entre el control de diversos decks, y siguen manteniendo el soporte para una gran cantidad de formatos de archivos sonoros en todo tipo de resoluciones.

El LC6000 es además un complemento muy bueno, que aunque llega algo tarde -hubiera sido genial ver algo así cuando salió el primer SC5000- es una idea bien ejecutada, y por fin la segunda capa de reproducción cobra un sentido completo, además de servir como complemento a otros productos autónomos de Denon. El asunto del jogwheel que he comentado, por suerte todo apunta a que es una cuestión de software interno del dispositivo, y yo diría que deberían poder resolverlo mediante una actualización.

Adicionalmente, desde el punto de vista económico, Denon mantiene unos precios altamente competitivos para sus productos -unos 1.5540€ para el SC6000 y unos 670€ para el LC6000- si lo comparamos con su rival a batir, o mejor dicho, con el rival que ostenta el pedazo más enorme del pastel del mercado, que obviamente todos sabemos que es Pioneer DJ. Y seamos sinceros, sería absurdo pensar que podría ser de otra forma, la dominancia de este rival es absoluta y genera hasta listas de espera para comprar sus productos incluso cuando no tiene stock de ellos por largo tiempo, con lo que Denon no tiene otro remedio que atacar por el flanco de los precios y bien duro.

Así pues, son productos en los que Denon ha puesto todo lo necesario para tratar de satisfacer al mercado, y además ha creado un tipo de producto que sencillamente su rival no tiene, el LC6000. Lo que ofrecen es interesante a todas luces, y parece que está muy cerca de alcanzar su punto de maduración óptimo con todas las actualizaciones que han sacado desde el lanzamiento. Sólo falta por ver si el mercado les da una oportunidad y consiguen llevarse un trozo algo más grande del pastel. Fácil no lo tienen, el DJ es un animal de costumbres, y es difícil convencer a un usuario de Pioneer de que mire a otra parte, aunque desde luego con nuevos DJs es muy probable que tengan una oportunidad con unos productos tan completos. Seguiremos de cerca sus evoluciones, que desde luego, prometen ser de lo más interesantes.

Pros

  • Pantalla de gran tamaño con excelente visualización de la información (SC6000).
  • Gran velocidad operativa (SC6000).
  • Completo surtido de servicios online de los que cargar música (SC6000).
  • Construcción con las mismas calidades y componentes para ambos productos.
  • Producto único sin rival en el mercado (LC6000) que tanto complementa productos Denon, como puede usarse como controlador indepentiente.
  • Precios muy competitivos.

Contras

  • El jog del SC6000 tiene aspectos mejorables vía firmware al usarse en modo autónomo
  • El software de preparación musical Engine DJ no cuenta con nada similar al modo Link Export ni tampoco cuenta con una versión para dispositivos móviles.
Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
16
Comentarios

Regístrate o para poder comentar