Grabación

Review de Presonus DM-7, set asequible de micrófonos para batería

8
Veredicto
El ST-4 ofrece resultados algo justos, pero en general se podría decir que válidos. La pareja de OH-2 salva los muebles con soltura, mientras que el BD-1 sorprende y confirma que a veces se encuentran auténticas joyitas en el mercado de gama económica.

Pros

  • El BD-1 es el punto fuerte y justifica la compra de todo el set
  • La versatilidad del OH-2 lo hace útil también para otros instrumentos, como guitarras acústicas

Contras

  • El ST-4 pierde graves a medida que aumenta el diámetro del tambor

Precio

Presonus DM-7
277€

Presonus es una marca nacida en 1995 en Baton Rouge, Luisiana, EEUU, y ha llegado a ser muy conocida dentro del sector del audio por conseguir un muy acertado compromiso entre precio y calidad con muchos productos que se han ganado reconocimiento de manera muy merecida. Desde mi perspectiva destacaría aquellas colaboraciones con Anthony de Maria Labs, por suponer un acercamiento con buen resultado al equipamiento de primera calidad, pero dentro de la gama media. Dentro de la gama más económica, que es donde Presonus coloca el grueso de sus referencias, hay una buena cantidad de productos (me viene a la mente el Quantum 4848, por poner un ejemplo) que brindan soluciones muy exitosas sin necesidad de grandes y muchas veces caprichosos desembolsos de dinero.

Presonus DM-7 Drum Microphone Set

Dentro del extenso elenco de productos de Presonus, la sección de micrófonos acaba de dar un importante salto al presentar este conjunto de siete micrófonos de bajo coste dedicados a la grabación de baterías. Se presentan en un maletín de aluminio en el que además de los micrófonos en sí también encontraremos dos esponjillas anti-viento para los micrófonos de diafragma pequeño OH-2 y cuatro soportes para amarrar los ST-4 a los aros de caja y timbales.

Presonus DM-7 - Conjunto de micrófonos, accesorios y maletín
Conjunto de micrófonos, accesorios y maletín

De estética sobria pero elegante, presentan un discreto acabado en negro satinado que junto a sus dimensiones contenidas ideales para acceder a ubicaciones difíciles, como puede ser el aro de la caja, permiten a estos micrófonos pasar bastante inadvertidos mientras desarrollan su función.

PreSonus BD-1

PreSonus BD-1
Especificaciones PreSonus BD-1
Aplicaciones Bombo
Tipo de cápsula Dinámico
Sensibilidad -55 dB (1V/Pa)
Respuesta en frecuencia 50 Hz hasta 15 kHz
Patrón polar Unidireccional
Impendancia de salida 400Ω
Presonus BD-1 - Respuesta en frecuencia

Especialmente diseñado para bombo pero también para timbales base, este micrófono dinámico presenta una respuesta espectral focalizada en los graves y agudos, y destaca por una elevada impedancia de salida.

Estéticamente recuerda un poco al Sennheiser e902, aunque la conexión de salida de audio queda en paralelo a la rosca de enganche de forma parecida al AKG D12VR, Shure Beta52 o al SE Electronics V Kick, lo que junto con su brazo articulado facilita enormemente su colocación, especialmente cuando se desea un emplazamiento muy dentro del bombo. Esta cuestión no es un asunto carente de importancia, pues existen grandes micrófonos de bombo, como el Heill PR48 o el AKG D112, que a pesar de su gran sonido y de toda la ingeniería que hay detrás de ellos, no han conseguido dar una solución tan efectiva como la del Presonus BD-1.

PreSonus ST-4

PreSonus ST-4
Especificaciones PreSonus ST-4
Aplicaciones Caja, toms
Tipo de cápsula Dinámico
Sensibilidad -56 dB (1V/Pa)
Respuesta en frecuencia 50 Hz hasta 14 kHz
Patrón polar Unidireccional
Impendancia de salida

350Ω

Presonus ST-4 - Respuesta en frecuencia

El ST-4, también dinámico, presenta una respuesta algo más plana como cabría esperar de un micrófono más polivalente, aunque es evidente que focaliza sus intenciones en la zona medio-alta del espectro.

Su aspecto es muy parecido al del BD-1 pero con unas dimensiones más reducidas, y sobre todo con la conexión de salida en el cuerpo principal en lugar de en el extremo del brazo, de forma parecida al Sennheiser e604 y e904.

Yendo un paso más allá, me hubiera parecido más acertado que esta conexión de salida estuviera ligeramente inclinada hacia el brazo, por ejemplo 30º, para salvar ciertos elementos como el hi-hat o el ride, porque a veces hay muy poco espacio para el micrófono entre el parche del tambor y el plato. De modo que o hay que cambiar la inclinación del micrófono tumbándolo un poco más, o negociar con el instrumentista para que levante un poco el plato o buscar otro emplazamiento para el micrófono, dado que en micrófonos con patrón polar cardioide suele ser bastante interesante que la colocación de éste sea tal que la parte posterior de él, la zona del conector, quede mirando hacia el plato para aprovechar la gran atenuación que presentan este tipo de micrófonos a las señales traseras, de tal forma que el aislamiento del tambor respecto del plato aumente y de ese modo tengamos más control sobre la señal registrada.

Presonus ST-4 - Inclinación

Con micrófonos súper-cardioides sin embargo las condiciones cambian, pero en el caso de patrones polares cardioides, los micrófonos más cortos como los Sennheiser e604/e904 o incluso planos como el AKG C414, juegan con una buena ventaja en este aspecto.

Un micrófono que da muy buen resultado y que ha conseguido dar una muy buena solución a este asunto, pero ya de una gama de precio superior al ST-4, es el SE Electronics V Beat. Ligeramente más corto, lo que ya da una cierta ventaja, aporta una solución definitiva para poder ser colocado en espacios reducidos: colocar la conexión de salida de audio en el brazo y hacerlo en paralelo a la rosca de sujeción, de modo que puede empleado también con las pinzas de amarre al aro del tambor. En realidad no se trata de una solución nueva, pues como comentábamos ya se aplica en ciertos micrófonos de bombo, pero parece que todavía no ha tenido tanto éxito en micrófonos para cajas y timbales.

Sennheiser e604, Presonus ST-4 y SE Electronics V Beat
Sennheiser e604, Presonus ST-4 y SE Electronics V Beat

Justo en el otro lado de la balanza tenemos al Sennheiser MD441, un micrófono dinámico superlativo pero con una longitud de 27cms que en ciertas condiciones se hace inutilizable. Eso sí, al menos su patrón polar supercardioide invita a ser colocado de manera que las fuentes que se deseen cancelar se coloquen a sus costados en lugar de en su zona trasera.

PreSonus OH-2

PreSonus OH-2
Especificaciones PreSonus OH-2
Aplicaciones Overheads
Tipo de cápsula

Condensador de pequeño diafragma de Ø16mm

Sensibilidad -38 dB (1V/Pa)
Respuesta en frecuencia 30 Hz hasta 18 kHz
Patrón polar Unidireccional
Impendancia de salida

100Ω

Nivel máximo de entrada 135 dB
S/N Ratio 74 dB
Requisitos de alimentación Alimentación phantom de 9V-52V
Presonus OH-2 - Respuesta en frecuencia

Estos micrófonos de condensador de membrana pequeña no llegan a 12cms, por lo que son tan solo un poco más largos que unos Neumann Km184 y prácticamente calcados tanto en dimensiones como en aspecto a los SE Electronics SE7. Los OH-2 presentan una respuesta espectral bastante usual en este tipo de micrófonos, que viene a ser una respuesta plana en medios, un descenso de la respuesta en graves y un aumento en la zona alta del espectro. Con 135dBs de SPL máximo esta pareja de micrófonos puede lidiar con presiones de sonido lo bastante elevadas como para poder ser utilizado sin problemas en su principal cometido de captación ambiental de baterías al tiempo que su discreta pero no especialmente mala relación señal-ruido nos permite realizar otro tipo de labores, como por ejemplo guitarras acústicas, al equipararse e incluso superar en este valor a micrófonos más costosos como Audio Technica AT8033, Beyerdynamic MC930/950, Shure Beta181o AKG C391B.

Calidad de sonido

Comenzando por la cola, hemos de decir que el micrófono que menos nos ha gustado del conjunto ha sido el ST-4. Relativamente eficiente en caja, en su uso para timbales su utilidad va decreciendo a medida que el diámetro del tambor aumenta.

A continuación os dejamos un audio del ST-4 captando una caja Ludwig Black Magic de 14”x6,5”. Se trata de una caja profunda de modo que debemos esperar que ese cuerpo se refleje en las muestras, pero como podremos observar, no siempre es así. Pre-amplificador utilizado Neve 1073DPA con impedancia de entrada alta. Orden de los micrófonos que suenan: Presonus ST-4, The T Bone MB75, SE Electronics V7X y Sennheiser MD441U.

También hemos realizado capturas de un timbal base de 16” donde la pérdida de graves queda más palpable. Pre-amplificador utilizado Neve 1073DPA con impedancia de entrada alta. Orden de los micrófonos: Presonus ST-4, SE Electronics V Beat.

El OH-2 sin embargo, sí nos ha parecido un micrófono de gran utilidad, sobre todo al tener en cuenta la gama de precios en la que nos estamos moviendo y que no solo pueden ser utilizados para grabaciones ambientales de batería, sino que pueden ser una buena alternativa para grabaciones económicas de guitarras acústicas, percusiones y si no tenemos más micrófonos, violines, violas y ciertos instrumentos de viento-metal. Con una respuesta en medios aceptable, nos ha sorprendido gratamente su respuesta dinámica. Y es que una de las principales razones para utilizar micrófonos de condensador de membrana pequeña es precisamente poder captar fielmente señales impulsivas. Sin embargo, este tipo de micrófonos tiene como contrapartida una menor relación señal-ruido, por lo que a veces, cuando la señal no llega a unos ciertos valores de presión sonora, nos encontramos que es preferible renunciar a esta capacidad dinámica y asegurar un nivel de ruido que no nos ocasione un problema. Es ésta una de las claves a la hora de elegir qué micrófono de diafragma pequeño adquirir, pues de poco sirve que éste suene muy bien si su relación de señal-ruido no es buena y nuestra intención es utilizarlo para grabar arpegios de guitarras acústicas de caja pequeña, por ejemplo guitarras clásicas 1/2, acústicas single 0 o ukeleles y hacerlo además colocándolos a una buena distancia para captar las reflexiones de nuestra sala.

Para poder evaluar estos parámetros os dejamos un pequeño video donde comparamos el sonido pero también el rendimiento de los Presonus OH-2 con los Superlux HI-10 y AKG C1000S, que con un diafragma ligeramente mayor, deja clara su superioridad en cuanto a relación señal-ruido. Hemos buscado una interpretación intencionadamente suave para simular una situación complicada en el aspecto anteriormente mencionado. El pre-amplificador empleado es un Avalon AD2022 ajustado con la impedancia de entrada más alta.

Y ahora sí, finalmente debemos hablar del BD-1, para nosotros el punto realmente fuerte de este conjunto de micrófonos. Su sonido nos ha gustado de verdad. Con un ligero realce en graves y agudos (que nos ayudará a colocar el sonido en mezcla, pero sin perder la naturalidad del sonido original y con una respuesta dinámica concisa, probablemente ayudada por su alta impedancia de salida), solo este micrófono ya justifica el desembolso total del conjunto DM-7.

A continuación os dejamos un audio comparativo donde podréis valorar el buen resultado que da este micrófono. Las tomas han sido registradas con un Focusrite ISA 430 mkII, ajustado con la impedancia más alta de entrada. Orden de micrófonos: Presonus BD-1, The T Bone BD-300, The T Bone BD-500, AKG D112, SE Electronics V Kick (classic-classic), SE Electronics V Kick (Modern-Modern), Shure Beta 52.

Por último, y para poder valorar todo el conjunto de micrófonos, hemos invitado a nuestro vecino Alex Gutiérrez para registrar dos tomas de batería, la primera utilizando el conjunto Presonus DM-7 y la segunda utilizando el conjunto The T. Bone DC 1500. Pre-amplificadores utilizados: Focusrite ISA 430 mkII para bombo, Neve 1073 DPA para caja, clon Neve 1073 para toms, Avalon AD2022 para ambientes:

Conclusiones

En ciertos aspectos, la tecnología aplicada al sonido avanza de una manera que gratifica enormemente. En otros, como en el de la obsolescencia programada, en gran medida por el uso masivo de componentes integrados, más que gratificar, preocupa y mucho. El conjunto de micrófonos Presonus DM-7 representa un ejemplo de cómo a veces llega al alcance del público una tecnología que permite, por un coste realmente reducido, obtener unos resultados suficientes como para que el producto en sí no sea el cuello de botella en una producción, y lo hace además con una construcción sólida que perfectamente podría ser nuestro compañero de viaje durante muchos años.

Con resultados un poco justos, pero en general se podría decir que válidos en el caso del ST-4, la pareja de OH-2 salva los muebles con soltura, mientras el BD-1 sorprende y confirma que a veces se encuentran auténticas joyitas en el mercado de gama económica.

Más información | PreSonus DM-7

Ibon Larruzea
EL AUTOR

Ingeniero técnico industrial en máquinas eléctricas por la universidad pública vasca, músico, productor y audiófilo. Profesional del mundo sonoro desde el año 2000, y desde hace unos años dedicado al mastering, compaginándolo con la producción, en los estudios Euridia.

¿Te gustó este artículo?
5

Equipo relacionado

  • PreSonus DM-7
    PreSonus DM-7
OfertasVer todas
Comentarios

Regístrate o para poder comentar